martes 12 de enero 2021

Cuerpos se amontonan en los crematorios de Alemania

“Las cenizas aún terminan en la urna correcta”

Los ataúdes están apilados en tres alturas en el sombrío salón conmemorativo del crematorio de Meissen, amontonados en oficinas vacías y almacenados en pasillos. Muchos están sellados con envoltorios de plástico, otros están etiquetados como «riesgo de infección», «urgente» o simplemente «COVID».

Una oleada de muertes por coronavirus en este rincón del este de Alemania ha impulsado el negocio del gerente del crematorio Joerg Schaldach y su personal, pero nadie está celebrando.

«La situación es un poco tensa para nosotros en este momento», dijo Schaldach cuando la camioneta de otro enterrador se detuvo afuera.

El crematorio normalmente tendría entre 70 y 100 ataúdes en el lugar en esta época del año, cuando la temporada de gripe pasa factura a los ancianos.

“Es normal que mueran más personas en invierno que en verano”, dijo Schaldach. «Ese siempre ha sido el caso».

Ahora tiene 300 cuerpos esperando ser incinerados y cada día se entregan decenas más al edificio modernista en una colina con vistas a Meissen, una antigua ciudad mejor conocida por su delicada porcelana y su impresionante castillo gótico.

El lunes, el condado de Meissen volvió a tomar el liderazgo no deseado en las tablas de COVID-19 de Alemania, con una tasa de infección tres veces mayor que el promedio nacional. El estado de Sajonia, donde se encuentra Meissen, incluye seis de los 10 condados más afectados de Alemania.

Schaldach dice que el crematorio está haciendo todo lo posible para satisfacer la demanda, encendiendo los hornos gemelos cada 45 minutos y gestionando 60 cremaciones al día.

“Las cenizas aún terminan en la urna correcta”, dijo.

Cerrar