sábado 21 de noviembre 2020

Al menos 8 muertos tras un ataque en Kabul

Cerca de 23 granadas de mortero impactaron el sábado en diferentes partes de la capital afgana, matando al menos a ocho personas e hiriendo a otras 31, dijo un funcionario.

Los proyectiles fueron disparados desde dos automóviles, dijo el portavoz del Ministerio del Interior, Tariq Arian. Nadie asumió la responsabilidad inmediata del ataque matutino que también tuvo como objetivo la elegante zona de Wazir Akbar Khan en Kabul, que alberga misiones diplomáticas.

Al menos un cohete aterrizó en el recinto de la embajada de Irán. En un tuit, la embajada de Irán en Kabul confirmó que un cohete cayó en el patio del recinto de la embajada y "una serie de metralla" alcanzó el edificio principal de la embajada, causando algunos daños en las ventanas y el equipo, sin especificar el equipo.

"Afortunadamente, el incidente no ha tenido víctimas y todo el personal está en buen estado de salud", decía el tuit.

Los talibanes emitieron una declaración rápida negando cualquier responsabilidad por el ataque. La filial del grupo Estado Islámico también opera en la zona y se ha atribuido la responsabilidad de los recientes ataques en Kabul, incluidos dos devastadores ataques contra instituciones educativas que mataron a más de 50 personas, muchas de ellas estudiantes.

Además de los grupos insurgentes, hay varios señores de la guerra fuertemente armados con milicias que viven en Kabul con animosidades duraderas entre sí.

Pakistán, cuyo primer ministro Imran Khan visitó Kabul por primera vez desde su elección en 2018, condenó el ataque y advirtió que "es importante estar atento a los saboteadores que están trabajando para socavar los esfuerzos de paz". No identificó a "los saboteadores".

El bombardeo de morteros se produce cuando los representantes del gobierno afgano y los talibanes continuaron manteniendo conversaciones en Qatar, aunque el progreso ha sido lento. Se espera que el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, presione por una reducción de la violencia en sus reuniones con los equipos de negociación de los talibanes y del gobierno más tarde el sábado durante una parada de un día en Doha. La mayoría de los talibanes han ignorado esas solicitudes anteriores.

Cerrar