Jueves, 14 de Marzo de 2019 | 11:51 am

Las razones ocultas detrás de las tragedias de los Boeing 737 MAX

En menos de 6 meses, 2 accidentes con un saldo de 346 muertos y la prohibición de volar para la aeronave más moderna de la empresa estadounidense

Las razones ocultas detrás de las tragedias de los Boeing 737 MAX
Las razones ocultas detrás de las tragedias de los Boeing 737 MAX

En el año 2010 el consorcio europeo Airbus presentó el avión de corto y medio alcance A320neo, un desarrollo de una plataforma ya existente, y sacudió a la industria aerocomercial.

Con una aerodinámica refinada y cambios en la cabina y los motores, la aeronave lograba un ahorro del combustible del 15% en tiempos en que las aerolíneas intentan reducir costos por todos los medios posibles.

Voló por primera vez en 2014 y entró en servicio en Lufthansa en 2016, convirtiéndose rápidamente en un éxito comercial con 6.501 pedidos, en sus versiones A319, A320 y A321, y 678 aviones entregados.

Boeing, el mítico fabricante estadounidense y único competidor real de Airbus en el duopolio global de aviones comerciales, comenzó a perder mercado. El competidor del A320neo era su 737 Next Generation, una aeronave exitosa y confiable que, sin embargo, quedaba atrás en consumo de combustible.

La competencia llevó al lanzamiento en 2011 del 737 MAX, cuarta versión del avión diseñado en la década de 1960, con nuevos motores y una serie de cambios orientados a equiparar la situación con el A320neo. Voló por primera vez en 2016 y entró en servicio en 2017, habiendo recibido 5.011 pedidos y entregado 350 aviones.

Se trata de uno de los aviones más modernos y capaces del mundo, pero su historial ha quedado manchado por dos accidentes aéreos en menos de 6 meses que dejaron un saldo de 346 muertos en Indonesia e Etiopía. Especialmente porque ambos aviones cayeron en circunstancias similares y las sospechas aumenten sobre un defecto de diseño que afectaría a toda la familia de los 737 MAX, en sus versiones 7, 8 y 9.

El sistema MCAS y dos accidentes similares

Aunque aún se esperan datos de las cajas negras en Etiopía, se ha reportado que el accidente en Indonesia ocurrido en octubre se debió a una falla en los sensores de altitud y velocidad, un conflicto resultante con el sistema automatizado MCAS y la incapacidad de la tripulación para desactivar a este último.

Los accidentes comparten similitudes. Ambos aviones cayeron poco después de despegar, ambos pilotos reportaron un problema y pidieron volver al aeropuerto, y en ambos vuelos se detectaron patrones similares de cambios en la velocidad vertical, es decir en ascensos y descenso abruptos.

Las investigaciones sobre lo ocurrido en la tragedia de Indonesia señalan que la información errónea generada por una falla en los sensores, que ya se había detectado en vuelos anteriores, llevó al MCAS a realizar correcciones erróneas en los estabilizadores del avión, provocando la caída. Lo mismo podría haber ocurrido en Etiopía.

La función del MCAS es corregir la inclinación de la nariz del avión, o ángulo de ataque, para evitar la llamada "entrada en pérdida", el momento en el que el avión alcanza una velocidad por debajo de la mínima y pierde sustentación, cayendo luego como si fuera una piedra. De esta manera, cuando los instrumentos reportan que la aeronave está ascendiendo demasiado, perdiendo rápidamente velocidad, el MCAS interviene y corrige en forma automática.

Si la información es errónea, la corrección hará que el avión se estrelle contra la tierra. Por eso existe la posibilidad de anular el sistema, pero no es un procedimiento sencillo y las tripulaciones no fueron en un principio entrenadas para hacerlo porque sencillamente no aparecía en el FCOM.

Temas relacionados:

Déjanos tus comentarios